Hablar de la Fundación Granada Educa es hablar de una organización emblemática del Ayuntamiento de Granada. En sus 36 años de existencia han pasado hasta dos generaciones de una misma familia, más de 4.000 niños y miles de familias satisfechas.

Aquellos que participan en el proyecto educativo de estas escuelas las consideran como un recurso necesario e imprescindible para la ciudad de Granada. Son muchos los motivos por lo que estas escuelas se consideran tan especiales, pero si hubiera que buscar un denominador común, este sería el trato que reciben los niños y niñas. En nuestras escuelas todo está orientado al desarrollo y al bienestar de los pequeños, el más mínimo detalle ha sido objeto de análisis y fruto de años de experiencia. La labor pedagógica desarrollada se alimenta de las teorías más vanguardistas y exitosas y se pone en práctica en un entorno diseñado con este objetivo y de la mano de excelentes profesionales de la educación.

Pero veamos qué hace que estas escuelas sean tan especiales. Para empezar, la consideración de un proyecto de 0 a 6 años como un proyecto singular, único en Andalucía y referencia a nivel andaluz, nacional e incluso internacional. Este modelo es el que se está aplicando en países como Finlandia o Suecia que son considerados como los sistemas educativos de mayor calidad de nuestro entorno.

Los primeros años de infancia son claves en el desarrollo evolutivo del ser humano, razón por la que es necesario cuidar las experiencias educativas que recibe el menor. Con el proyecto de 0 a 6 años tratamos de integrar de forma planificada y sin rupturas todo el proceso de aprendizaje del niño desde una perspectiva pedagógica integral, preparando el salto a la educación Primaria, en un momento de mayor madurez y autonomía.

El bienestar y la educación de los niños y niñas son el eje fundamental de la Fundación pero en un entorno social cambiante se hace necesario adaptarse a las nuevas demandas de las familias y de sus hijos. Esto implica que tanto las escuelas, como la organización y el personal han tenido que ir adaptándose para alcanzar este objetivo. En este sentido, los recursos humanos de la Fundación son fundamentales para el éxito de este proyecto. El personal docente, el de cocina, el personal técnico (psicólogo, pedagoga y logopeda) y de oficina, forman un equipo bien coordinado y con una cualificación excepcional.

Existe un Plan de Formación Continua para el personal docente y cursos monográficos en los que se da la posibilidad de participación a otros profesionales de la Educación. El modelo de nuestras escuelas es muy valorado por la comunidad educativa y como consecuencia de ello son muchos los profesionales que se acercan a visitar nuestras escuelas desde todos los puntos de la geografía española. Realizamos publicaciones propias, que son referencia en el ámbito educativo y fomentamos que el personal de la Fundación participe como ponente en cursos externos.

La participación e implicación de las familias en las escuelas es fundamental para entender el alto grado de satisfacción con el servicio prestado. Los padres y madres se consideran una parte del trabajo con los niños. Su opinión y participación es esencial para la mejora de las escuelas y sin este compromiso los procesos compartidos desde las escuelas entre los profesionales y las familias no podrían producir las sinergias necesarias para la mejora del bienestar de los pequeños. En este sentido las Ampas (Asociaciones de madres y padres) tienen un papel decisivo en la defensa del proyecto educativo de 0 a 6 años y en el mantenimiento de unas escuelas de calidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies