ESCUELA DE VERANO

Este verano el proyecto que ofrece la Fundación para las actividades extraescolares tanto en las ludotecas como en las escuelas infantiles se titula "UN CIRCO BAJO EL SOL"

Desde el 27 de junio al  29 de julio, la Fundación Granada Educa ha desarrollado un programa de escuelas de verano tanto en las Escuelas Infantiles como el las Ludotecas dependientes de este organismo, ampliando la oferta municipal de este tipo de servicios y prestando especial atención a los más pequeños, a los niños y niñas de primer y segundo ciclo de educación infantil.

Bajo la denominación “Un circo bajo el Sol” y contando con la colaboración de la empresa de recursos educativos Ciempiés S.C.A., niños y niñas de distintos barrios de Granada han podido disfrutar de un conjunto de actividades lúdico-educativas cuyo hilo conductor era el circo. Estas cinco letras se han combinado de tal modo, mediante los juegos, talleres, cuentos y otros recursos, que han acercado a los participantes  a la sonrisa y al ensueño;  sin despreciar el tradicional,  las escuelas de verano se centraron en la esencia del nuevo circo, más corporal, más teatral y humano, donde no tienen cabida ni mujeres barbudas ni leones pasando por el aro. Es una disciplina que usa constantemente el cuerpo como elemento de expresión, en la que el más difícil todavía se consigue no únicamente a través de habilidades y destrezas, sino a través de la imaginación y la creatividad. Además, las diferentes técnicas de circo,  muy diversas y divertidas por si mismas e íntimamente ligadas al desarrollo psicomotriz, han permitido trabajar distintos aspectos de la educación en valores.

Las escuelas de verano se ubicado en las Escuelas Infantiles Municipales Belén y Arlequín, así como en la Ludotecas Municipales La Placeta (Parque Carlos Cano del Zaidín) y La Chana (Centro Cívico de este barrio). Las actividades se adaptaron a las distintas edades de los participantes: de uno a seis años en las escuelas municipales y de tres a doce años en las ludotecas. En total  han disfrutado de esta actividad veraniega unos 100 niños y niñas en las ludotecas y unos 175 en las escuelas infantiles.

El objetivo último de estos recursos educativos es establecer espacios lúdicos y formativos en distintos barrios de la ciudad donde se desarrollen actividades participativas durante el periodo estival y, por lo tanto, se ofrezca una vía para conciliar la vida familiar con las obligaciones laborales.